domingo, 7 de septiembre de 2014

Terroríficamente muertos

Hola a todos, volvemos a encontrarnos en esta segunda parte de la trilogía Posesión Infernal. Ya habíamos hablado de la primera película en la anterior entrada, y ahora volvemos a la cabaña, pero ésta vez, nosotros entraremos en la cabeza de Ash, y viviremos con él, la locura que durará hasta que llegue el amanecer. Bueno, pues la secuela de Posesión infernal, tuvo por nombre TERRORIFICAMENTE MUERTOS. Bueno, para haceros una idea, la película es del año 1987, es decir, 6 años después desde la primera película. En esta ocasión, Sam Raimi vuelve a ser el director, y cuenta otra vez con Bruce Campbell como protagonista. Pero esta vez, será Campbell el perchero de todas las tortas, Campbell se lleva muchísimos porrazos. Esta secuela tira más por comedia y terror, una mezcla rara, que si no hubiese contado con Bruce Campbell, hubiese sido una película muy mala, además, si no hubiera esta película, no hubiera habido la tercera película, EL EJÉRCITO DE LAS TINIEBLAS, donde todo cambia y Raimi logra renovar en cine de terror. Bueno, la película comienza como acabó la primera, con un resumen de lo que es El libro de los muertos, y con un resumen de la primera película, que no tiene nada que ver con lo que vimos en la primera, ésta es la primera locura de Raimi en la película. Entonces, tras el resumen, vemos a Ash saliendo de la cabaña, y la fuerza maligna va tras él y lo estrella contra un árbol y dejándolo en un charco de barro. Entonces Ash se levanta siendo un muerto. Pero minutos después, Ash vuelve a la normalidad como si nada, vuelve a su coche y escapa de allí, pero el puente sigue roto y no puede pasar, además, el sol, que acababa de salir, se tapa por las nubes, y aparece la luna, ya es de noche, otra ida de olla de Sam Raimi. Entonces Ash no tiene otra opción, y tiene que quedarse una noche más en la cabaña, hasta que salga el sol. Es aquí, cuando su novia muerta que había sido enterrada por él, sale de su tumba, para convertir a Ash en otro como ellos, cosa que Ash no permitirá. Él tapa toda la casa, pero aún así, recibe un mordisco en la mano. Este mordisco, hará que su mano tenga una posesión, y empiece a pegarle, arañarle y golpearle en la cara con todo lo que pille. Para acabar con este cachondeo de su cuerpo, Bruce coge la motosierra y se corta la mano. Entonces la mano sale corriendo y se esconde. Es entonces, cuando los libros se mueven, la lámpara se mueve y se ríe, la cabeza de ciervo se ríe, y todos los objetos de la casa se ríen y se mueven. Es entonces, cuando Ash pierde la cabeza y se empieza a reír con ellos. Él de repente, escopeta en mano, ve una sombra detrás de la puerta, así que dispara hacía allí. Pero no estaba disparando a algo maligno, sino a cuatro personas que se habían juntado para ir a la cabaña, una pareja que tenían unas páginas del libro, y volvían a la cabaña con sus padres, para completar y traducir el libro, y otra pareja, que se había ofrecido a llevarlos a la cabaña por otro camino que no sea el puente. Allí ne encuentran con Ash, e intentarán acabar con el mal, enviando a los muertos a otro lugar, leyendo un pasaje del libro y abriendo una grieta hasta otro lugar donde mandar a los muertos. Así es como Ash llega a la tercera película. He de decir que esta película no es la mejor de la saga, tiene muy buena iluminación e imagen, pero me falta creerme que sea la misma cabaña que la primera película. La comedia, entra muy bien en la película, haciendo que Ash sea un dibujo animado. Por lo demás, no tengo nada que decir. Pero no os vayáis, pues Ash tiene muchos más muertos a los que dar caña.











No hay comentarios:

Publicar un comentario