miércoles, 10 de septiembre de 2014

Alien el octavo pasajero

Hola a todos, hoy traigo una película de la que tenía muchas ganas de hablar. Es un peliculón del cine, que abarca dos géneros y se pone en una posición muy alta en ambos, en el cine de terror, llegando a estar a la altura de El exorcista y El resplandor, y también el cine de ciencia ficción, junto a Blade runner y Matrix, y superando a la casi insuperable 2001:Una odisea en el espacio. Y también abarca el suspense. Pues si, ALIEN nos aterrorizó en 1979, y todavía hoy nos pega algún susto. Es una película de Ridley Scott, protagonizada por Sigourney Weaver. Aquí en España se llamó Alien el octavo pasajero, pues la gente no sabía lo que era un alien. La película, ha tenido algunos cambios hasta llegar a lo que hemos visto, un ejemplo, es que en un primer momento, la tripulación es masculina, y tras unos cambios, pusieron a dos mujeres entre la tripulación. Una curiosidad, es que los actores más conocidos mueren antes que los que son menos conocidos, es decir, las muertes son según la popularidad de los actores. Por eso Sigourney Weaver, que antes de la película, sólo había tenido un pequeño papel en Annie Hall. Nada de la película se hizo por ordenador, es decir, que todo lo que ocurre en la película, incluyendo al alien, está construido. Otro dato curioso, es que Ridley Scott, pensó que los ordenadores en el futuro tendrían la pantalla plana, ya que en esa época, no había ordenadores personales como hoy en día, y además, los ordenadores tenían la pantalla redonda. Así que en la película, es la primera vez que se ve un ordenador con pantalla plana. Bueno, la película trata sobre siete personas que son tripulantes de la nave Nostromo. Estas personas, duermen en unas urnas. Estas urnas se abren, los tripulantes se levantan y desayunan normalmente, hablando sobre cuando le van a pagar, cuanto tiempo llevan etc... . En el desayuno, se enteran de que el ordenador de la nave, llamado MADRE, detecta un mensaje de un planeta. Este mensaje no dice nada, pues más que un mensaje es una señal. Pero estos tripulantes, tienen una cláusula en el contrato, en la cuál dice que si reciben una señal de origen desconocido, deben de acercarse e investigar. El Nostromo es una nave de carga, una nave de transporte. Tras algunas discusiones sobre lo que hacer, los tripulantes decide investigar, pues si no lo hacen, no reciben la paga. Entonces la nave aterriza, y aterriza con mucho humo y con un aspecto a lo qur vimos en La guerra de las galaxias: Una nueva esperanza. Entonces tres tripulantes salen a investigar el planeta, y los demás se quedan en la nave. Estas tres personas van por lo que parece paredes con formas de vértebras y todo muy oscuro y verde. Entonces vemos como una fina capa de niebla, pasa por el suelo, y saliendo de la niebla, sobresale unos huevos. Entonces uno de los huevos se rompe y de él aparece un bicho con forma de araña, que se adhiere a la cabeza de el actor John Hurt, dejándolo inconsciente. Sus dos compañeros lo llevan de vuelta a la nave, pero Ripley que más adelante será la protagonista, era la que estaba al mando de la nave en ausencia del capitán, el cuál era uno de los que había salido. Ripley dice que no, que no puede dejarlos pasar a la nave porque podían traer una enfermedad. Pero el personaje de Ian Holm, abre la puerta, pues ya nos enteraremos más adelante, de que es un robot con forma de persona y se convierte en el malo. Bueno, pues una vez en la nave, llevan a la persona con el bicho en la cabeza, a una sala donde cortan una pata de la criatura para liberar al hombre, pero de ese corte saldrá sangre, que como si fuera un ácido, irá traspasando el suelo de la nave. Será ahí, cuando los tripulantes se dan cuenta de que tienen que tener mucho cuidado cuando tengan que matar al alien, que saldrá a continuación de la barriga de John Hurt. Este alien, irá creciendo en el interior de la nave, acechando a sus víctimas para matarlas de una en una. Así que los tripulantes irán dando vueltas por la nave, teniendo la máxima cautela para no ser asesinados. Ya no voy a hablar más, para los que no hayan visto este espectacular film. Pero si que voy a aplaudir a Ridley Scott, por esos 25 minutos finales, en los cuales no se dice ninguna palabra y es todo silencio excepto por el sonido del humo y el alien.














No hay comentarios:

Publicar un comentario